• Llamas, J.M.

Con Solo Diez Años, de Los Niños Sin Nombre


Hay gente que piensa que los Carnavales de Cádiz son solo cashondeo, despiporre y reírse de todo y de todos. Pobretica gente.

Pues no. Y, para mostrarlo, aquí tienes este pasodoble. El mejor pasodoble, en mi modesta opinión, de este año. Un aldabonazo en la cara de una sociedad hipócrita que construye muros en lugar de puentes. Y de parte de una Comparsa en la que cantan un grupo de jóvenes entre los 17 y los 24 años. Para que luego vayamos diciendo que la juventud de hoy está muy mal...

La letra.

Con solo diez años

ya sueña Malena

que cuando sea grande

va a ser profesora de una gran escuela.

Abel cada noche

mira las estrellas

y sueña despierto

que podrá algún día bailar sobre ellas.

Yaira tiene un sueño,

que es seguir soñando,

pues, con tres añitos, ¿pa qué quiere más?

Zaida y Adán

no pararán

hasta encontrar una vacuna

con la que se puedan salvar

miles de vidas con ella:

Zaira y Adán

no pararán,

pues tienen claro

que no piensan irse de este mundo

sin antes dejar huella.

Y, de mayor, Zamara

quiere ser arquitecta,

pa llenar nuestro planeta

de casas que tengan

las puertas abiertas.

Josué lo tiene claro:

quiere ser pastelero,

pa endulzarle la vida

a los niños que nunca

han probao un caramelo.

La joven Zulema

quiere ser astronauta,

y volar a la estrella

donde duerme su abuela.

Y el pequeño Israel

sabe que tiene un don

que no tiene cualquiera:

sueña con ser payaso,

para que este mundo vuelva a sonreír.

Qué injusta es la vida:

porque, mientras nosotros

sostenemos la valla de Ceuta y Melilla,

los sueños de estos niños

mueren en el mar o van a la deriva,

y no se cumplirán hasta que su patera

llegue a nuestra orilla.

#Críticasocial #Música #Drama