Tu carne, tus huesos

24/11/2016

(Aquí te puedes bajar el libro electrónico en formato .epub)

 

 

 

 

Mordiste, y alzaste la cabeza
creyendo que era tu enemigo.
Huiste,
adentro en la espesura,
mostrando el alma oscura,
envuelta en pieles de destierro.

Yo estaba ya en camino,
buscándote para que me encontraras,
amándote para que me buscaras.


Miraste, y empuñaste el arma
creyendo que era tu adversario.
Huiste,
queriendo borrar gritos,
las manos escondiendo,
guardiana convertida en asesino.

Yo seguía en camino,
buscándote para que me encontraras,
amándote para que me buscaras.


Erraste, te volviste esclava,
creyendo que anhelaba ser tu amo.
Huiste,
vagando por desiertos,
bebiendo en pozos secos,
olvidando que te había liberado.

Yo te ofrecí mis manos,
buscándote para que me encontraras,
amándote para que me buscaras.


Creciste, rebosando orgullo,
creyendo que eras más que el resto.
Huiste,
mirándote en espejos,
secando tierra y cielo,
convirtiendo mi Jardín en un infierno.

Yo me hice pequeño,
tomé tu carne,
habité tus huesos,
te encontré para que me buscaras,
morí por ti para que amaras.

 

 

Please reload

Historias afines
Please reload