"En mi pecho", de El Último de la Fila

02/04/2017

 

 

También El Último le cantaba al Misterio, rozaba a Dios con la punta de los dedos, elevaba su música hasta el cielo. Aquí, una canción con la que se puede rezar tranquilamente. Y emocionarse hasta las lágrimas.

 

 

 

En mi pecho, corazón,

late libre, sin temor.

Déjame ser verso de amor,

la devoción de un amigo.

 

Mucho tiempo sombra fui,

en mí mismo me perdí.

De ti aprendí a ser la mano que da,

sin recibir, generosa y leal.

 

¿Qué es la vida?

Absurdo trajín.

Dame, alma, calor.

Ser tan limpios como la nieve que cae,

todo tiene quien todo da.

 

Nada espero, nada sé,

nada tengo, solo fe.

Y donde estemos, saber estar;

aunque sea ingenuo, no codiciar.

 

Nunca ceder ante la adversidad,

quiero tener la alegría del que está en paz.

 

Mis cadenas he de romper,

fuera penas, amargas como la hiel.

 

 

 

Please reload

Historias afines
Please reload