"La joven del Agua". M. Night Shyamalan, 2006

01/10/2017

 


Intro. Vivimos en una sociedad que se ha olvidado de contar cuentos, de comunicar las verdades fundamentales de la vida a través del lenguaje simbólico, de crear mundos imaginarios en los que cada personaje nos enseña algo sobre el aquí y el ahora, o sobre el siempre y el cualquier lugar.

 

Eso, su sabor a cuento clásico, es lo más interesante de esta sombría fábula romántica de M. Night Shyamalan, un director oriental acostumbrado a narrar cuentos de hadas, y al que, por desgracia, se le ha encasillado en el cine de miedo. Una cosa incomprensible, porque, si bien es muy bueno creando suspense, ninguna  de sus películas pretende ser una historia de terror al uso, ni siquiera El Sexto Sentido.

 

Por tanto, hay que ver La joven del Agua como una fábula sobre nuestra sociedad, maravillosamente narrada, y en la que la vocación y la redención tiene un papel fundamental. 

 

 

Lo que cuenta. Cleveland Heep es el encargado de un bloque de apartamentos. Es un hombre profundamente herido en el alma, que es incapaz de hablar sin tartamudear. 

 

Una noche descubre que una joven está hundida bajo el agua de la piscina de la urbanización. Tras intentar rescatarla y quedar sin aire, se despierta, sano y salvo, en su pequeño apartamento, la casa del guarda, y descubre con sorpresa que la joven, Story, dice ser una ninfa, llegada desde el Mundo Azul e inmersa en un viaje que podría devolver la esperanza a nuestro mundo; para ello, sin embargo, deberá evitar a los Scrumbs, unos seres malévolos que quieren devorarla. 

 

Story sabe que en el bloque hay una serie de personajes que han de ayudarla a cumplir su misión, pero no sabe quién es cada uno. Cleveland le ayudará a descubrir la identidad del grupo que debe ayudar a la ninfa a regresar al Mundo Azul: el Recipiente, el Gremio, el Curandero, el Guardián, el Simbolista… ¿Quién es quién? ¿Realmente Story es quien dice ser? 

 

 

Los valores. Estamos ante un film en gran parte simbólico, donde, como en los grandes cuentos clásicos, cada cosa significa algo más de lo que aparece en la pantalla. Es obligatorio verlo con este simbolismo de fondo, para poder ser consciente de la historia de fe, vocación, misión y sentido que se nos ofrece.

 

Aquí tenéis una guía para comprender algunos de los diversos personajes que aparecen. 

 

  • Los protagonistas humanos, es decir, los habitantes del bloque de apartamentos, son un conjunto de perdedores, de “outsiders”, que representan dos cosas principales: la crisis social que vive nuestro mundo, y aquellos que se encuentran a las afueras de esta sociedad. Todos ellos tienen heridas profundas en el alma.

 

  • Junto a ellos está la ninfa del agua, Story, que  representa la comunión del ser humano con la naturaleza, y también, por el nombre, el sentido de la historia del tiempo, que va más allá de la simple sucesión de hechos. El ser humano ha olvidado cómo escuchar y de dónde procede, y ella, haciendo que cada uno pueda descubrir su misión en el mundo, ayuda a despertar de nuevo el sentido de la vida, el horizonte del ser en cada uno de los personajes. Estos tienen que ponerse frente a ella, que es la inspiración y hace surgir lo mejor de cada uno, para descubrir quiénes son realmente.

 

  • Las bestias, o “Scrunts”, representan lo inhumano del ser humano, es decir, aquello que solo pretende destruir la pureza, el simbolismo y la memoria que significa Story.

 

  • El despertar de cada uno de los personajes es igualmente importante, y representa la vocación: cada uno de ellos va recibiendo una llamada para que, partiendo de las cualidades propias, se ponga al servicio de un proyecto común, con un horizonte de redención que va más allá de cada uno. Cada cual tiene su propia misión, su propósito, su destino, pero nadie sabe exactamente quién es, y solo puede descubrirlo si se pone al servicio de los demás. La gente piensa que está sola en el mundo, pero no es verdad. Todos estáis conectados. Un solo acto puede afectar a todos, dice la ninfa, Story. El Simbolista, el Guardián, el Gremio, el Curandero, el Recipiente... Todos son gente simple, haciendo cosas simples, pero se vuelven importantes al unirse a un horizonte más amplio que ellos mismos, y salir de su encierro individualista. 

 

  • Hacerse niño es otro de los valores propios de esta película. Cada uno de los personajes tiene que hacerse niño para poder entrar a formar parte de los compañeros de viaje de Story. Cleveland, por ejemplo, en una de las escenas más divertidas, tendrá que hacerse niño para que la abuela oriental que sabe el cuento de las ninfas pueda contárselo, ya que ahí está escondido el sentido de todo lo que le está pasando. Necesito ser niño otra vez: una de las grandes frases que se dicen.

 

  • El personaje arrogante que aparece, que cree saberlo todo y en realidad no sabe nada, representa el espíritu vacío de sentido de nuestra sociedad civilizada, el político, el crítico que no aporta nada.

 

  • La fe es un punto clave, como acto de confianza, y también como relación con Dios. Esto va sobre la fe, dice Cleveland. Echo de menos vuestras caras, me recuerdan a Dios;  gracias por salvar mi vida: todas estas frases, y muchas otras sembradas a lo largo de la trama, expresan que el fondo de lo que está pasando es muy trascendente. 

 

Un gran cuento de hadas postmoderno, lleno de belleza, de simbolismo y de profunda trascendencia, que invita a tomarse la vida como una aventura misteriosa, y a ponerlo todo al servicio de los demás. Una gran película.

 

 

Please reload

Historias afines
Please reload