Soy un sacerdote diocesano de Málaga. Desde muy pequeño he tenido la necesidad de narrar historias, impulsado sin duda por la presencia y el ejemplo de mi Abuelo Manuel, el mejor cuentacuentos que nunca he conocido.

 

Narrar no es para mí un negocio, ni un entretenimiento, ni un trabajo: es lo que soy, y es lo que ofrezco. Eso sí: el día a día sólo deja ciertos resquicios para poder expresar en palabras lo que bulle en la cabeza.

 

Ahora, tras seis años estudiando en Roma, estoy de vuelta en Málaga, mi cuna literaria, donde espero que la gente y el día a día hagan surgir historias nuevas y sorprendentes. La vida, desde luego, es pura sorpresa...

 

¿Quiénes me inspiran? Aquí hay que colocar, en el primer y más importante lugar, a Dios, que me ha dado este don; a mi abuelo Manuel Fortes, que me enseñó a contar historias contándome historias; y a la travesía por la vida, que ha marcado mi manera de entender el mundo. Y después a tantos escritores, directores de cine y músicos que me hacen llegar historias, lugares, situaciones posibles, escenas, ritmos que van llenando poco a poco las hojas vacías. Muchos son. Los más importantes: Victor Hugo, Edgar Allan Poe, Michael Ende, Julio Cortázar, Eduardo Mendoza, Alejandro Dumas, Fiodor Dostoievski, Tim Burton, Frank Capra, los Hermanos Coen, Spielberg, Scorsese, Terry Gilliam, Andrew Niccol, Alfonso Cuarón, U2, Simple Minds, The Killers, The Cure, Second, Smashing Pumpkins, Muse, Catpeople, Arcade Fire, Of Monsters and Men, Pearl Jam, The Gift, Sinead O'Connor, Lisa Hannigan...

 

Espero que disfrutéis de la lectura tanto como yo de la escritura. Nos vemos.

 

Con Dios.