• Llamas, J.M.

Mujer que nos donaste





El pueblo camina ya en las tinieblas

sin una luz, sin paz, sin esperanza.

Ocasos tenebrosos nos alcanzan,

futuros palidecen entre nieblas.


La salvación que se anunciaba a gritos

de soberbio progreso sin descanso

ha callado, muda por el espanto,

y solo queda el eco de su mito.


Es noche oscura, pero tú nos guías

iluminando siempre en el camino

con el quinqué encendido de tu vida,


al pie de aquella cruz de Amor divino

que fue nuestra Salud, Madre, María,

Mujer que nos donaste el mejor Vino.

73 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo