“El Principito”. Mark Osborne - 2015

25/01/2017

 

 

He aquí una película de animación que, como la genial obra literaria en la que se basa, está hecha para pequeños y mayores. Mayores que quieran volver a ser como niños, claro. Una historia que se mueve entre dos mundos: la sociedad actual, en la que los zagales corren el peligro de ser educados como pequeños adultos aburridos y sin rastro de imaginación (esta parte está hecha en animación 3D), y la narración de la obra de Saint-Exupery (rodada en Stop-Motion). El director lo hace con un ritmo ágil, una mano experta y un corazón que bombea con el alma de ese pequeño libro que ha hecho suspirar a varias generaciones de lectores.

 

Lo que cuenta. La película está situada en la actualidad. Una madre (el padre no aparece) ha preparado a su hija minuciosamente para que entre en la prestigiosa academia Werth, pero no es aceptada. Para conseguir su anhelo, madre e hija se cambian de casa, y esta se dispone a seguir durante el verano un estricto programa, detallado minuto a minuto, ideado por su madre. Sin embargo, todo se va al traste cuando el vecino, un viejo aviador supuestamente loco, amigo de un pequeño príncipe que llegó desde el asteroide B-612, irrumpe en la vida de la niña. Esta descubrirá, de repente, que la existencia es muy distinta a lo que hasta entonces ha vivido, y que lo esencial… es invisible a los ojos, porque hay que mirar con el corazón.

 

Los valores de esta película: la imaginación, la infancia espiritual, los peligros de la educación actual, la amistad, el amor, la libertad, la sencillez, la mirada trascendente; la crítica a la apariencia, el poder, el dinero, el triunfo…

 

Una genial película de animación, muy recomendable para verla en familia... si se está dispuesto a aprender algo del Aviador y del Principito, claro.

 

 

Please reload

Historias afines
Please reload